La maternidad a debate

Símbolo de la lactanciaHace dos días el gobierno de Vitoria anunciaba que “las mujeres embarazadas de Vitoria podrán hacer uso de las plazas reservadas para personas discapacitadas”. El embarazo y la maternidad son dos cuestiones que han generado grandes debates, debates muchas veces contrapuestos al haber posturas que critican este tipo de medidas y otras que las aplauden. A mi entender, la cuestión fundamental de este debate es más profunda que el mero hecho de si las medidas que se plantean son buenas o malas, ya que tras esta primera apreciación se esconde una ideología que tiene un ideal de maternidad —ideal que influye directamente sobre el rol de las mujeres frente a la función reproductiva—.

Hace unos meses aparecía la polémica sobre la maternidad de la vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría. Una parte de la opinión pública criticaba que ésta no hubiera disfrutado de su baja por maternidad, ya que ello podía producir una reacción negativa, echando por tierra el trabajo que tanto ha costado conseguir para que la mujeres pudieran disfrutar de este derecho. Sin embargo, la otra parte de la opinión destacaba su tesón para afrontar su nuevo cargo en la vida política, destacando la determinación y valentía de la vicepresidenta al apostar públicamente por su vida profesional, ámbito que también nos ha costado conquistar a las mujeres.

Otro tema que generó un gran debate social fue el anuncio del actual Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, de modificar la actual Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, pretendiendo reformarla para que pase de ser una ley de plazos a ser una ley de supuestos, volviendo de este modo a la antigua ley del aborto de 1985. Con este anunció se reavivó el debate en torno a la maternidad, acentuándose la polémica sobre este tema tras las declaraciones del ministro en las que señalaba que: “en la sociedad actual en muchas ocasiones se genera una violencia de género estructural contra la mujer por el mero hecho del embarazo”, ya que las mujeres embarazadas “ven violentado su derecho a ser madres por la presión que genera a su alrededor determinadas estructuras”.

Distintas acciones personales o decisiones políticas han sacado a debate el tema de la maternidad: maternidad versus no maternidad. ¿Qué es lo correcto: incentivarla o no hacerlo? ¿La línea a seguir es la de garantizar su desarrollo voluntario y en términos de bienestar? ¿Desde qué planteamientos hay que abordar la maternidad?

Mujer embarazada en la carrera de la mujer de 2012De momento la medida propuesta por el gobierno de Vitoria no ha planteado una polémica social como ha sido el caso de las otras noticias mencionadas anteriormente, aunque sí ha hecho que los colectivos de personas con diversidad funcional eleven sus voces contra esta medida por ver reducidas las pocas plazas que existen para personas como movilidad reducida. Estos grupos no pretenden impedir que se den mejores prestaciones y accesibilidad a las mujeres embarazas pero sí discrepan con la incitativa porque genera una reducción de los pocos recursos que tienen las personas con movilidad reducida, grupo que representa un 6,0% del total de población discapacitada en España, según datos de la Encuesta de Discapacidad, Autonomía personal y situaciones de Dependencia (EDAD) realizada por el INE en 2008.

Haciendo una análisis más profundo de las medidas en materia de maternidad desde una perspectiva de género se plantearían dos aspectos importantes a debatir:

El significado de la maternidad

Para abordar a nivel epistemológico la maternidad hay que situarse en un análisis feminista, ya que desde esta perspectiva teórica ha habido un gran desarrollo teórico y analítico en torno a la construcción de la maternidad, así como su repercusión en la desigualdad de la organización social y la asignación de los roles de género.

La maternidad ha sido un punto de discrepancia dentro de los feminismos, no todos la perciben y analizan del mismo modo. Hay planteamientos feministas que niegan la existencia de un instinto maternal y por tanto estamos hablando de una construcción sociocultural. Y hay otros planteamientos (ecofeminismo, por ejemplo) que reivindican la maternidad como esencia de las mujeres . Por tanto, el tema no solo es que sea complicado de abordar solo en la esfera pública sino que también en los espacios analítico-reflexivos hay posicionamientos diferentes. Con esto no pretendo quitarle responsabilidad a los poderes públicos, sino hacer visible que el tema de la maternidad es complicado de abordar en cualquier contexto.

Un aspecto fundamental que hay que señalar respecto a la diversidad de perspectivas feministas es que todas ellas comparten un punto común del que hay que tomar nota, y es que niegan toda opresión sobre las mujeres, considerando que la maternidad debe ser una opción personal (o de pareja), pero que para nada debe estar mediatizada por ideologías androcéntricas.

Las mujeres tenemos la capacidad de reproducción, pero no la obligación.

La ideología que esconden las políticas públicas ante el abordaje de la maternidad

Abordar la maternidad con unas y no con otras políticas no es cuestión de azar o causa del estado anímico de la persona responsable que toma las decisiones, sino que responde a una clara ideología.

Tras ciertas propuestas puede esconderse una ideología patriarcal, cuya función es reforzar los roles tradicionales de los cuidados de las mujeres, dando prioridad a que éstas vuelvan a dedicarse al cuidado del hogar y de los demás y así perpetuar pautas de dominación masculina. Este tipo de políticas pueden perseguir este objetivo desde una planteamiento más directo, como son las políticas de incentivo directo a la maternidad, o más indirecto, como son las políticas que dificultan el acceso y mantenimiento de las mujeres en el mercado laboral volviendo a desempeñar las funciones domésticos por ser más rentable hacerlo ellas mismas que contratar servicios externos.

Mientras que por otro lado, hay ciertas políticas que apoyan a la maternidad en términos de bienestar. Este tipo de acciones favorecen un modelo de sociedad más igualitario, ya que se basan en un modelo de apoyo a las familias para que estas puedan desarrollar otras responsabilidades sociales y profesionales sin tener que renunciar a estas, ni los padres ni las madres.
Medidas de este tipo son aquellas que fomentan la corresponsabilidad y están incentivando la paternidad en los mismos términos que la maternidad.

Últimamente encontramos políticas públicas que van en la primera línea, y el propio hecho de que sea la maternidad el tema de debate ya refuerza este argumento. Debatimos sobre la maternidad pero ¿cuántas veces se debate sobre la paternidad? Seguimos sujetos a un modelo social que asigna completamente a las mujeres la función reproductiva, y el resto de tareas realizadas por las mujeres (profesionales, sociales, políticas,…) son consideras como complementarias.

Tomando como ejemplo la noticia analizada, una vez avanzada su lectura se señala que

“la concejala de Seguridad Ciudadana de Vitoria, Marian Castellanos, ha defendido la iniciativa, ya que esta medida aproxima a la ciudad alavesa hacia los más avanzados en la protección de los derechos de la familia”

y finalizando la noticia se concluye que

“el otro aspecto que hace replantearse la finalidad de esta medida es que la propuesta inicial fue recogida por el PP a partir de la petición de la federación de asociaciones de familias numerosas del País Vasco”

Por tanto, una medida que inicialmente podía parecer beneficiosa para las mujeres embarazadas hay que analizarla con cuidado y visión crítica porque las buenas intenciones pueden tener un posicionamiento ideológico que pretende reforzar valores patriarcales respecto a la maternidad.

No quiero acabar el artículo sin hacer mención a la polémica que acaba de desatar el ministro de justicia —que parece que le ha gustado estar en el punto de mira en temas de género—, al asegurar que la libertad de maternidad hace a las mujeres “auténticamente mujeres”. La frase hace un resumen conciso de cuál es el papel de las mujeres y delimita lo que es y lo que no es una mujer. Este señor ha podido llegar a una conclusión que aún permanece abierta en el debate feminista. A lo mejor, era tan obvia la conclusión que por eso las grandes teóricas feministas no han sabido llegar a esta conclusión, ¿o igual ha sido porque no eran auténticas mujeres?

También puede interesarte:

Las políticas de igualdad en los programas electorales: PP
Motivos para el día europeo por la igualdad salarial entre mujeres y hombres
¿Qué es el empoderamiento?
12 causas feministas para un 2013 menos machista

Etiquetas: , ,

3 Respuestas a " La maternidad a debate "

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hace dos días el gobierno de Vitoria anunciaba que “las mujeres embarazadas de Vitoria podrán hacer uso de las plazas reservadas para personas discapacitadas”. El embarazo y la maternidad son dos cuestiones que han gene……

  2. Rubén dice:

    Sin perder de vista a familias monoparentales, también creo que las medidas que fomenten la corresponsabilidad serían las más igualitarias y efectivas.
    Y por supuesto la medida estrella debería ser el: “permiso materno y paterno OBLIGATORIO para ambos progenitores”. Acabamos de un plumazo con posibles discriminaciones laborales hacia las mujeres por quedarse embarazadas y mejoramos la educación de los menores.
    Un saludo

  3. maria dice:

    Hola Rubén,

    De acuerdo contigo en incidir en las políticas de corresponsabilidad como una medida que apuesta por la igualdad.
    La medida que planteas la están proponiendo desde la PPIINA (http://www.igualeseintransferibles.org/). La PPIINA se reunió antes de las elecciones con diferentes grupos políticos y parece que algunos estuvieron receptivos a incluir esta propuesta en sus programas electorales, pero de momento se han quedado en buenas intenciones porque las políticas de igualdad no parecen ser prioritarias para nuestros y nuestras dirigentes. En este artículo del blog puedes consultar la valoración de las políticas de igualdad de los diferentes programas electorales y ver el peso que se le da a esta propuesta desde la política
    http://www.movimientosdegenero.com/articulos/analisis-comparativo-de-las-politicas-de-igualdad-equo-upyd-iu-pseo-y-pp

    Un Saludo

Deja un comentario

Tu email no se publicará

Logo de Ruvic. Soluciones informáticas.