Seguimos hablando de nuevas víctimas de violencia de género ¿hasta cuándo?

Dos días después de la celebración del Día Internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres, tenemos que lamentar un nuevo asesinato. Hoy otra mujer ha muerto a manos de su pareja, con la que llegamos a la cifra de 55 mujeres muertas en este año 2011.

Estos datos de víctimas mortales no solo indican que algo está fallando y que no estamos logrando la eliminación de la violencia de género. Sino que, además, estamos asistiendo a un debate sobre los aspectos que no permiten alcanzar este objetivo.

Lazo Blanco contra la violencia de géneroPor un lado, la eficacia de la ley de violencia de género está siendo cuestionada. Un ejemplo de ello, lo encontramos en el artículo de Lidia Falcón publicado el viernes, en él se cuestionaba la insuficiencia de la actual ley de violencia de género para erradicarla: “podemos pronosticar que sin reformar la Ley de Violencia y dotar económicamente a la Policía y a la Administración de Justicia para que tengan medios con que cumplir con su deber de protección de las víctimas, las cifras de femicidios seguirán siendo escandalosas, ante la inhibición de las instituciones y la indiferencia social”.

Por otro lado, informes recientes como el realizado por la Federación de Mujeres Progresistas, nos muestran que la juventud sigue teniendo actitudes sexistas, que se siguen reproduciendo desigualdades de género. Con datos como éstos, las esperanzas puestas en las nuevas generaciones educadas en una sociedad más igualitaria, se ven truncadas. Un aspecto muy preocupante es la temprana edad de muchas mujeres que están acudiendo para ser atendidas por violencia de género. El cuestionamiento está: ¿en qué estamos fallando? ¿a lo mejor la sociedad no era tan igualitaria como creíamos?

Y por último, muchas de las mujeres que están siendo, desgraciadamente, noticia como víctimas mortales de la violencia de género, no habían presentado denuncia alguna sobre su situación. Solo 14 de las víctimas habían denunciado (datos del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad). ¿Por qué no habían acudido a los servicios pertinentes?, ¿qué estamos haciendo mal para que no haya un acceso total de mujeres víctimas de violencia de género a los recursos?

Estas son algunas cuestiones sobre la violencia de género que están aflorando en el debate político y público por parte de instituciones, organizaciones y voces civiles. Cualquier política tiene sus momentos de actuación, pero también de reflexión. Ahora toca atender a este momento de reflexión sobre lo qué hemos conseguido, en qué hemos fallado y cómo debemos enfocar las políticas en esta materia para que sean efectivas.

No estoy planteando un cambio radical de la ley, no creo que ese sea el camino. Creo, más bien, que la dirección a tomar es apostar fuertemente por todas las políticas en materia de violencia de género, desde las de sensibilización hasta las de intervención.

Sin embargo, los y las dirigentes políticas no parece que tengan claramente delimitadas las prioridades. Muestra de ello lo hemos visto recientemente con el cierre de centros de estudios, como el Centro Reina Sofía para la violencia de género de Valencia. Éste ha hecho su labor dando a conocer cuál es la realidad sobre la violencia de género, porque si no conocemos la realidad poco vamos a poder intervenir en ella. U otras muestras de recortes de recursos de atención a las víctimas. Sin ir más lejos, este viernes se daba a conocer la noticia de que el gobierno madrileño va a reducir los recursos económicos destinados a los Juzgados de Violencia sobre la Mujer, con toda la implicación que ello conlleva. Sin los recursos suficientes de atención, lo único que se consigue es sobrecargar aun más al personal de la Magistratura y ofrecer una atención deficiente a estas víctimas.
Estos son algunos ejemplos, aunque no los únicos.

El tema planteado no es novedoso, ni lo pretende ser, pero sí ponerlo constantemente en conocimiento y debate para no olvidar que su abordaje es necesario. No solo cuando haya una nueva víctima, sino todos los días hasta que podamos decir que la violencia de género no existe.

También puede interesarte:

Os doy la bienvenida al blog Movimientos de Género
Análisis comparativo de las políticas de igualdad: EQUO, UPyD, IU, PSOE y PP
#EneroDenunciaLaViolenciaSimbólica: el sexismo en la publicidad
Día Mundial de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina

Etiquetas:

7 Respuestas a " Seguimos hablando de nuevas víctimas de violencia de género ¿hasta cuándo? "

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Dos días después de la celebración del Día Internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres, tenemos que lamentar un nuevo asesinato. Hoy otra mujer ha muerto a manos de su pareja, con la que llegamos……

    • Yolanda Martos Wensell dice:

      A mi entender, uno de los mayores fallos que se pueden cometer es retirar recursos para combatir la Violencia hacia las Mujeres. Ya se ha hecho en Valencia, se está haciendo en Madrid..La Ley de Violencia de Género es válida,pero insuficiente. Hay que aumentar la sensibilización social, involucrar a la ciudadanía como si de algo suyo se tratase (como si fuese Terrorismo de ETA) para que denuncien ellos mismos si la mujer no lo hace.
      No paro de leer datos que casi “culpabilizan” a las asesinadas.Miren ustedes, a veces no se puede denunciar; ya sea por miedo, por el mal lmado “síndrome de Estocolmo” o por impedimento físico. Pues bien, que denuncie el propio vecino, no las responsabilicemos solo a ellas. De otra parte, propongo que la Fiscalía persiga “de oficio” a los denunciados, esto es, que la denuncia no se pueda retirar. Esta medida, de un lado retraerá a algunas mujeres, pero por otra parte, sabemos que hay muchos casos de denuncias retiradas.
      Por lo que respecta a los recursos. No siempre la separación basta para evitar el peligro: ahí están las estadísticas de ex-parejas persiguiéndolas, por tanto, los gobiernos deben destinar una mayor dotación de policias y agentes sociales para el seguimiento, no tanto de la mujer, sino del AGRESOR. El colmo es que ella sea siempre quien tenga que irse de casa y esconderse.Hay que cercar al AGRESOR no esconder a la víctima.
      Para llevar estas propuestas, que bien pueden hacerse a partir de la existente Ley,hace falta voluntad política y medios económicos.
      Creo que es un punto clave.
      Saludos.

      • maria dice:

        Yolanda, comparto tu opinión. Si no hay una dotación de recursos para atender y eliminar la violenica de género, poco vamos a conseguir y, menos, a largo plazo.
        Propones un tema interesante para el debate, por qué centramos toda la atención en proteger a la víctimas cuando el problema también está en el agresor, estamos victimizando aún más a las mujeres. Es una cuestión que debería ponerse de manifiesto en el contexto político, pero lamentablemente los esfuerzos se centran en solucionar la cuestión de la protección de la mujer, porque urge atenderla en primer lugar.
        Gracias por tus reflexiones.
        Un saludo

  2. Uno de los problemas más serios con respecto a la violencia machista es la retórica de la justificación: “como la LIVG es injusta, como la ley del divorcio favorece a las mujeres tan descaradamente, es normal/comprensible que a los hombres se les vaya la mano.” Es una línes de pensamiento extremadamente peligrosa porque implica que una menor protección de la mujer sería la solución a la violencia machista.

    • maria dice:

      La verdad es que este tipo de violencia no tiene ninguna justificación. Y eso que a veces se empeñan en buscarle cierta justificación apelando al consumo de drogas o al estado de ansiedad del agresor debido a una situación personal estresante. Cuando este tipo de violencia se sabe que nada tiene que ver con estados anímicos o circunstancias añadidas, sino que estamos hablando de una violencia estructural que nace del sistema patriarcal.
      Además tienes razón al señalar que estos pensamientos son peligrosos, porque justificar estas conductas violentas nos puede hacer caer en el error de pensar que no tiene tanta importancia el acto cometido. Sin embargo,este año estamos lamentando ya 55 mujeres muertas, más todas aquellas que son víctimas de esta violencia. Por lo que insignificante no es la situación.
      Saludos.

  3. mariana sandoval dice:

    las leyes de protección son una vergüenza, he pasado por esta situacion, y tengo una discapacidad física, y el fallo del juicio me tiene indignada, mi ex pudo pagarse un abogado, yo por mala suerte y no tener recursos tuve uno de oficio, el cual no me ayudo a preparar bien el juicio, por no tener pruebas de que me maltrato tanto psicologicamente y físicamente, con amenaza de muerte, reteniendo me la documentacio, obligandome a hacer un aborto el cual yo no quería y por miedo lo hice, las únicas pruebas que pude aportar fueron la noche que pude escapar de esta situación, ir al medico y tener un informe de las lesiones que tenia, por su enfado de tres días atrás y una discucion el cual volvía a agredirme, no tenia mas pruebas, ni tampoco sabia que tenia que hacer, ya que mi abogada solo le vi pocas horas antes del juicio, el fallo es que se le condena a 48 dias de trabajos a la comunida y 6 euros de multa, el que lea esto puede decirme, mi dignidad como mujer y la vida de mi hijo, donde han quedado defendidas?? y todo por que no estábamos casados, si este hombre me hubiese matado, su condena hubiese sido menos por el echo de no estar casados?? pueden ayudarme con su opinión??? lo que si tengo claro, es que los abogados de oficio no sirven para nada, solo hacen su trabajo si hay dinero de por medio, de lo contrario les da igual, el infierno que haya vivido una mujer victima de violencia MACHISTA!!

  4. David dice:

    Hay que ser totalmente ingenuo para pensar que, por ejemplo, los asesinatos (y no solo a mujeres por razones de odio, sino de cualquier tipo por las razones que sean y hacia quien sea) van a desaparecer algún dia; aunque claro que esto no convierte a todos los ciudadanos en asesinos. Pero no sólo es eso, sino que además yo creo que una legislación injusta que habla de igualdad, pero que arbitrariamente sobreprotege a la mujer a costa del hombre, ya podría constituir en si mismo para un afectado, en un fuerte motivo para asesinar a algún ser del genero femenino.

    Ambición, valores o ideales sui generis, odio, venganza, orgullo, honor, fanatismo, resentimiento, desesperanza; ¿hasta donde puede llegar alguien por cuestiones como estas? creeme que siempre va a existir el que este dispuesto incluso a matar a su propia madre o a sacrificarse a si mismo por cosas de este tipo.

Deja un comentario

Tu email no se publicará

Logo de Ruvic. Soluciones informáticas.